“¿BurnOut Yo? Y pensar que trabajo en lo que alguna vez elegí”

Ya nos resulta habitual compartir la vida con amigos, familiares y compañeros de trabajo que se quejan del exceso de estrés asociado a su trabajo.

¿Cómo se quejan? Presentan agotamiento, falta de energía, están malhumorados, son excesivamente críticos, se pueden insensibilizar y hasta parecer como cínicos. ¿Pero si antes no era así? ¿Qué pasó? ¿Qué quedó de aquel entusiasta, con objetivos claros, ambicioso y tenaz que a pesar de sus logros hoy es infeliz?. Herbert Frendenberg, ya en 1974, comenzó a realizar las primeras definiciones de Burnout. Allí comenzamos a compartir el diagnóstico de estos síntomas que se observan en el ámbito laboral y en general en personas que han elegido ese trabajo.

Sucede que hay un defasaje entre las metas auto propuestas y la realidad. Y cuando esto es sostenido en el tiempo el nivel de frustración que la persona experimenta comienza a tener consecuencias en su psiquis, su cuerpo y su comportamiento.

“Nadie le avisó a mi paciente que cuando su padre fue médico el ritmo de las actualizaciones no era el de hoy”. “Que iba a tener que habituarse al uso de celulares, msn y que sus pacientes iban a venir a la consulta con el diagnóstico diferencial del Dr. Google”. “Que le iban a cuestionar y demandar respuestas por mail y que además de resolver lo inherente a la medicina de manera idónea iba a tener que lidiar con otro perfil de clientes y otro nivel de remuneración, mucho más bajo por cierto”.

Nadie te advirtió que lo que él creyó que era posible hace 20 años, hoy es una quimera. Y nadie lo hizo porque simplemente la velocidad de los cambios en los medios y modos de comunicación y los consecuentes requerimientos de entrenamiento permanente en el uso de nuevas tecnologías y la adaptación al mundo interactivo era impensado hace dos décadas.

Por eso creo que desde la década del ´70 en que se comenzaba a diagnosticar Burnout, hoy es consulta corriente para todos los profesionales de la salud. Y sino pensemos en nuestro alrededor y simplemente observemos aunque no hayan consultado y se automediquen o eviten entrar en contacto con su real situación.

Aquellos compañeros, conocidos que presentan estos síntomas psicofísicos:
· Palpitaciones
· Taquicardia
· Pinchazos en el pecho
· Aumento de la tensión arterial
· Dolores musculares, contracturas
· Dolores de cabeza
· Dificultades digestivas
· Inapetencia y/o malos hábitos alimenticios
· Disminución del deseo sexual
· Dificultades en el sueño
· Comportamientos: abuso de drogas, tensión permanente, comportamiento de riesgo, conducta violenta, distanciamiento emocional
· Cambios emocionales: actitud cínica, impaciencia, aburrimiento, irritabilidad, dificultad de concentración, depresión.
· Cambios con el trabajo: baja motivación, comunicación deficiente, hostilidad.

Obvio que hay salida, la primera es dejar de negar y auto observarse. La segunda es preguntarse:
· ¿Tomo el trabajo como centro de mi vida?
· ¿Me siento agotado al final del día?
· ¿Puedo establecer prioridades en el uso del tiempo?
· ¿Me respeto en los descansos correspondientes?
· ¿Valoro mis actividades recreativas?
· ¿Qué ritmo requiere mi trabajo?
· ¿Qué grado de atención me demanda?
· ¿Estoy presionado a tomar decisiones de mucha responsabilidad?
· ¿Los valores de la empresa, mi trabajo coinciden con los personales?
· ¿Me siento reconocido?

Y si luego de autoexaminarse observa que está en problemas, comprométase a realizar un cambio, respetándose en su única vida. Reevaluando y actualizando sus metas al aquí y ahora. Integrando las variables adaptándolas a la vida que quiere y puede vivir.

Suelta ideales de pasado, flexibilice su mente, ya que el presente y el futuro son y serán de aquel que gestione cambios y se adapte a ellos.

– Acerca de Hémera:
Hémera es una institución dedicada al tratamiento de los problemas que provocan la ansiedad y el estrés patológicos en los distintos ciclos de la vida.

El objetivo de la terapia propuesta está centrado en la recuperación del problema que padece la persona afectada, no sólo en la comprensión de las causas que los generan, ya que los pacientes que acceden a un tratamiento, muchas veces logran entender lo que les pasa pero no logran superar el problema que los afecta.

En Hémera se cuentan con instrumentos para evaluar y llevar a cabo tratamientos focalizados específicamente en los problemas relacionados con la ansiedad y el estrés patológicos, lo que posibilita alcanzar cambios efectivos y duraderos.

El equipo de profesionales y consultores cuentan con una trayectoria destacada en estas áreas, asegurando de este modo una indicación precisa de los tratamientos consensuados y aprobados en este tipo de problemas, que aquejan a un número creciente de personas en todo el mundo.

Lic. Mitra Dall´Occhio
Directora de Hémera
Centro de estudios del estrés y la ansiedad
www.hemera.com.ar / info@hemera.com.ar

You may also like...