El «enfant terrible» de la moda John Galliano obtuvo huna victoria en los tribunales de París contra Maison Dior

El «enfant terrible» de la moda John Galliano obtuvo huna victoria en los tribunales de París, en el pleito que entabló contra la Maison Dior, que lo despidió en 2011 tras sus dichos antisemitas, a la vez que se conocieron los privilegios y beneficios en metálico de los que gozaba, se supo hoy.
La primera batalla ganada por Galliano se refiere al «a lugar» a sus reclamos hacia la casa de modas francesa, donde se desempeñó como director creativo, pues el tribunal consideró que son legítimos de ser atendidos.
Lo informó la abogado de Galliano, Chantal Giraud-van Gaver para el staff de Coblence & Associés. El reclamo de Galliano fue elevado en el fuero laboral. La contraparte, Jean Néret de Jeantet Associés, pidió que el proceso se lleve adelante en el mercantil.
«John Galliano no era un empleado corriente. Podría decir que ni siquiera era un empleado. La complejidad de sus contratos no tiene nada que ver con la imagen de pobre e indefenso empleado que intenta proyectar», dijo el abogado de Dior a la revista WWD.
Fue en ese marco que se conocieron las condiciones en las que Galliano, un «enfant terrible» caído en desgracia, desempeñaba su rol de empleado.
Su salario, de un millón de euros al año en Dior, contaba además con compensaciones que podían trepar a los 700.000, con un porcentaje adicional de las ventas. Además, tenía presupuesto de vestuario (30.000 euros) y otro especial para sus apariciones (60.000). Adicionalmente, por su trabajo en la firma que lleva su nombre cobraba dos millones de euros al año, con un porcentaje de comisión por incremento en ventas. También aquí recibía otro plus de vestuario (100.000 euros).
La abogada de Galliano retrucó que «a lo mejor» su cliente no era un empleado corriente por la naturaleza de su posición y su notoriedad. «Pero es un empleado».
En ese contexto, se desconoce la cifra que el diseñador gibraltareño reclama a Dior en concepto de daños a su persona. Pero su abogada cree que será alta la que llegará a percibir su defendido, a juzgar por el salario, la antigüedad, el despido infundado y su estado de salud.

You may also like...