Turismo Internacional. Una equilibrada contradicción

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

Auténtico encanto italiano el Hotel Principe di Savoia encarna el verdadero espíritu de Milán, donde se destaca como un hito de mixtura hacia un nuevo tipo de lujo.

Simboliza la vida elegante para un público con eje en los negocios y el mundo de las tendencias. Un resort urbano concebido para la nobleza e íconos de la cultura. En 1927, el año en que abrió sus puertas como Principe e Savoia, Milán ya había comenzado a construir su reputación como el centro de negocios de Italia. La ubicación del palacio en lo que entonces era una plaza anodina llamada Piazza Fiume, al norte de lo que se consideraba el corazón de Milán, era menos ilógica de lo que parecía. Aunque los tradicionalistas firmes entre los milaneses creían que todo lo que realmente importaba en la ciudad tenía que estar ubicado entre la Piazza del Duomo y la Piazza della Scala.
El hecho de que la plaza dominaba la fachada de la estación central de trenes de la ciudad, Stazione Centrale, lo hizo logísticamente conveniente para los florecientes magnates de negocios de la era. El Principe e Savoia fue desarrollado por la compañía Alberghi Savoia que confió el diseño de su proyecto a Cesare Tenca, un destacado arquitecto milanés. El sitio se eligió por motivos bien analizados. Se encontraba en un espacio bastante abierto entre árboles, cerca de la estación de tren. Permitía el acceso al centro de la ciudad con facilidad y rapidez. La Scala (la casa de ópera más famosa del mundo y la principal atracción social de Milán), estaba a menos de diez minutos en choche.
Sin embargo, la proximidad de la zona industrial de Milán fue determinante en su éxito, ya que el hotel fue pensado originalmente, sobre todo, para los hombres de negocios. Rodeado de líneas de tranvía que forman una rotonda en su camino de regreso al centro de la ciudad lo convirtieron en el eje del mundo nuevo que se abriría para la ciudad.
Aunque todos los periódicos locales publicaron la noticia de la apertura, solo «Il Sole», un diario de negocios, entonces como ahora, leída por su cobertura del mercado de valores, publicaba un anuncio de página completa. .
La mención destacada del novedoso «teléfono de marcación directa en todas las habitaciones» estaba orientado a las llamadas de negocios prácticas en lugar de conversaciones sociales sin prisa.
Una orquesta tocaba música clásica para la cena todas las noches de 20 a 23 horas. Una invitación para posicionar el prestigio y la posición social de los clientes que desaran invitar a los contactos comerciales a cenar para elaborar los detalles finales de un acuerdo. Desde el principio, el éxito superó todas las expectativas. Los primeros invitados fueron empresarios internacionales. Pero pronto, atraídos por la novedad y la posibilidad de una estancia tranquila en medio de los árboles y jardines que rodeaban el edificio, llegaron otros invitados: reyes, reinas, realeza internacional y artistas e intelectuales de renombre mundial.

Reposicionando el corazón de Milán

Rápidamente el público se dio cuenta de que La Scala estaba a menos de diez minutos. La leyenda también cuenta que entre los huéspedes del nuevo hotel milanés se encontraba el ícono literario de Italia, Gabriele d’Annunzio. Y en los años anteriores y posteriores a la Segunda Guerra Mundial, el «Principe y Savoia» registró los nombres de los huéspedes más asociados con el mundo de la sociedad y las letras que con los negocios: el duque de Windsor y Erich Maria Remarque, Charlie Chaplin y Josephine Baker. Eva Perón y María Callas. El Aga Khan y Aristóteles Onassis también eran visitantes regulares. Así, la fama del hotel se extendió a través de la calidad de los huéspedes. El Principe di Savoia es una especie de club privado tanto para la aristocracia económica, como para los grandes nombres de la cultura y la socialité. Si se deseba toarse con Gianni Agnelli y su esposa, Marella, junto con Henry Ford y David Rockefeller, o Elizabeth Taylor, Rudolf Nureyev, el Príncipe de Mónaco y el Visconti di Modrone compartiendo un aperitivo juntos, simplemente había que acercarse al bar.
La gran depresión de los años 30 fue un momento difícil para muchas empresas, entre ellas, la propietaria del hotel. En 1938, la empresa se incorporó al grupo Ciga. Esto marcó el inicio de una mayor prominencia internacional para el Príncipe y marcó un cambio en la dirección, pasando a portfolio de propuestas cuyas propiedades incluían el Palacio Danieli y el Gritti en Venecia. Dichos hoteles se adaptaron a los vacacionistas de lujo, no a la gente de negocios, por lo que la decisión de adquirir el Príncipe tuvo un aire revolucionario: el divorcio de la idea de hospitalidad de la de ocio, la posibilidad de operar en una ciudad donde la palabra «vacaciones» parecía completamente fuera de lugar.
La agitación militar y política de la Segunda Guerra Mundial afectó aún más a Milán y su economía que la económica de la depresión. El Príncipe se convirtió en una sede para los alemanes y más tarde para los estadounidenses. Para cuando el humo se disipó en la Italia de posguerra, la geografía de Milán había cambiado notablemente. Lo que habían sido los suburbios de la ciudad ahora eran parte del centro. Se desarollaron calles nuevas y anchas, y las chimeneas de fábrica ya no existían, habían comenzado a migrar a los suburbios y más allá. La Estación Central de trenes, dañada durante la guerra, había sido reconstruida en su sitio actual al norte de la Piazza della Repubblica. Después de 1950, el Principefue renovado y ampliado. Entre 1956 y 1957 se abrieron dos nuevas alas, llamadas Principe Rosso y Metallico.

«Savoia proprio»

En los ’80 se cambió el nombre a Principe di Savoia, forma correcta de referirse a la familia real italiana, en lugar de a Principe. Un cambio de mayor importancia ocurrió en 2003 cuando la Colección Dorchester, una compañía completamente controlada por la Agencia de Inversiones de Brunei, se hizo cargo del Príncipe. La nueva etapa lo encuentra repleto de estilo. Todo está vestido con el estilo clásico de Liberty, que evoca el carácter original del hotel.
Una bella contradiccion: un oasis espacioso entre el paisaje urbano. Glamour clásico bañado en refinamiento de vanguardia. Lujo moderno tejido a través del diseño tradicional milanés.Una ciudad en constante cambio que inspira exploración e innovación. Un emblema del encanto y el espíritu clásico. Todo a la espera de ser descubierto en esta versión del verdadero Milán, con espíritu italiano en cada detalle. Porta Nuova muestra un lado diferente de Milán. Las calles que flanquean el hotel llevan el nombre de exploradores, filósofos y científicos italianos. Este espíritu de aventura se refleja en la dedicación del hotel a la innovación. Este es el lugar para comenzar la propia aventura milanesa.

You may also like...