Viajes: Como en Milán, pero en Budapest

Como en Milán, pero en Budapest
Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

Con cierto aire a la bella Vittorio Emanuelle de Mián, el edificio donde se encuentra el maravilloso pasaje Párisi Udvar de Budapest, fue diseñado para el barón József Brudern por Mihály Pollack, también arquitecto del Museo Nacional Húngaro. Cuando se completó en 1817, la gente ya había comenzado a llamarlo Párisi Udvar (Corte de París) o Casa Párisi. El propio Baron Brudern vivía en el segundo piso, y había 32 tiendas ubicadas en la planta baja. Eran las más elegantes y lujosas de la ciudad. Se creía que el impresionante edificio fue diseñado por Pollack como una réplica del Passage des Panoramas parisino, de donde tomó su nombre. En 1906 se convirtió en la sede del Banco Central de Ahorros de Budapest y fue rediseñado por completo.

Aunque muchos edificios en el área sufrieron daños durante la Segunda Guerra Mundial, el Párisi Udvar permaneció intacto.

Todo sobre el edificio hoy conserva su belleza original. Algunos de los elementos del pasaje fueron producidos por la misma empresa que construyó Harrods en Londres. Su originalidad ha sido preservada.

Tinker, Tailor, Soldier, Spy, protagonizada por Gary Oldman, Colin Firth y Tom Hardy, y filmada en 2011, ofrece un vistazo del edificio antes de que comenzara la renovación, al tiempo que ofrece una mirada a la belleza escondida bajo el polvo. La primera escena tiene lugar en la galería comercial del hotel. Cuando un hombre es asesinado a tiros, cae al suelo: es exactamente el mismo suelo que ha estado en el edificio Párisi Udvar durante décadas y que hoy ha sido bellamente restaurado.

La cadena Hyatt que tomó el sitio incorporó elementos de diseño árabe, morisco y gótico, que representan el fascinante pasado de Hungría. La fachada original, las escaleras y los azulejos decorativos se han conservado cuidadosamente y las habitaciones cuentan con muebles hechos a medida por artesanos húngaros. Entrando desde la calle o desde el vestíbulo, los visitantes de los restaurantes y cafeterías del hotel verán su iconografía original, incluida la mascota de la Caja Central de Ahorros: la abeja melífera.

“Estamos orgullosos de abrir esta extraordinaria propiedad a los viajeros que buscan una experiencia única -comentó Tamás Fazekas, gerente general del hotel-. Representa la impresionante arquitectura y artesanía de Hungría; un lugar que los residentes y viajeros han atesorado durante décadas. Esperamos dar la bienvenida a los huéspedes y permitirles descubrir las historias de la ubicación y, posiblemente, encontrar las suyas propias”.

Hoy, el edificio es parte de la colección Unbound de Hyatt y cuenta con 110 habitaciones elegantemente diseñadas con decoraciones de la artista contemporánea húngara Ágnes Tóth. También hay 18 suites de lujo y dos Residencias Reales, incluida la espaciosa Residencia Budapest situada en la parte superior del hotel, que ofrece a los huéspedes impresionantes vistas de la ciudad y una terraza para relajarse y ver la puesta de sol.

El edificio es tan hermoso, cada rincón tiene su propia historia. Hay un balcón sobre el famoso candelabro de cristal de lujo que tomó dos años armar. Es encantador pararse ahí y ver a la gente entrar a la Pastelería Parisi con el emotivo ‘wow’ en la boca.

A medida que cambian las necesidades de los clientes, los hoteles se adaptan a nuevos tipos de viajeros que buscan una experiencia diferente. El hotel ofrece dos opciones gastronómicas únicas, cada una con su propio estilo y espacio. El restaurante principal del hotel, el Párisi Passage Cafe and Brasserie, sirve cocina internacional pero también vinos locales e internacionales en un comedor cosmopolita. Se completa con una cocina abierta, lo que permite a los huéspedes interactuar con los chefs en un ambiente relajante pero animado. The Patisserie and Café, mejor conocido por su postre de chocolate amargo, Párisi Kocka, sirve jugos artesanales, café artesanal y pasteles húngaros tradicionales. Por la noche se transforma en un elegante bar de cócteles. Además, los terapeutas altamente capacitados del Zafir Spa del hotel utilizan tratamientos de inspiración local para que los huéspedes se sientancompletamente rejuvenecidos.

Un pasaje único, para sentirse en la mejor época de Budapest. Entonces y ahora.

El Párisi Passage Café & Restaurant está ubicado en el impresionante edificio del Párisi Udvar, ganador de múltiples premios. El entorno mágico que recuerda al siglo pasado te cautiva de inmediato. El restaurante se convirtió rápidamente en un lugar favorito del público nacional y se caracteriza por una vida burbujeante ininterrumpida. Se lo recomendamos a aquellos para quienes la alta calidad sin concesiones es tan importante como una experiencia de restaurante sencilla y relajada.

El jefe de cocina de Párisi Passage, Lajos Lutz , miembro de la academia húngara Bocuse d’Or, creó algo extraordinario. La visión de nuestra cocina es llevar platos auténticos a la mesa de nuestros comensales utilizando las últimas técnicas en el arte de cocinar, utilizando ingredientes nacionales e impecables. Nuestros platos van acompañados de una amplia y variada selección de bebidas, así como de una impresionante selección de champagne.

El jefe de cocina de nuestro restaurante, Lajos Lutz, se unió a nuestro equipo en julio de 2020, y podemos decir con seguridad que en los 2 años que han pasado desde entonces, su nombre se ha entrelazado con Passage in Paris.

El chef es miembro de la academia húngara Bocuse d’Or, y también cuenta con una impresionante trayectoria profesional: obtuvo una de sus primeras experiencias en el antiguo Magneskert a principios de los 90, y luego pasó casi 10 años en el legendario Gundel. restaurante, bajo la dirección de Kálmán Kalla. Más tarde, fue responsable de los menús y sabores de muchos restaurantes del centro de la ciudad en el puesto de chef creativo y pasó medio año en Japón.

Lajos Lutz es un experto en la antigua cocina húngara burguesa y los sabores caseros, replantea estos platos y los combina con las obras maestras de la cocina francesa e internacional. El resultado llega en forma de platos deslumbrantes, donde cada bocado es una perfecta armonía de sabores y texturas.