Adriático: Comer, beber, amar

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

Ubicada a orillas del Adriático y rodeada de olivos centenarios, la Masseria Torre Maizza captura el corazón y el alma de Puglia.

Una masseria del siglo XVI ha visto a generaciones de agricultores cuidar cuidadosamente los huertos, viñedos y arboledas de la finca, extrayendo el aceite de oliva aromático por el que esta región es famosa. Las cigarras zumban en los arbustos y las olas rompen suavemente en las playas, las aguas llenas de pescados y mariscos sorprendentemente frescos.
Muy poco ha cambiado a lo largo de los siglos en este rincón tranquilo de Puglia, sin embargo, en Masseria Torre Maizza, una renovación extensa ha hecho que la antigua granja se transforme en un espectacular refugio costero. Reteniendo todo su encanto anterior, el edificio histórico ahora ofrece una experiencia más refinada y elegante que combina la arquitectura del patrimonio, un diseño cuidadoso y una sensación de lugar inolvidable.
«El vínculo cercano con la belleza del territorio se puede ver en cada elemento de diseño», explica el Gerente General Franco Girasoli. La granja aún cuenta con sus paredes originales lavadas con cal, techos abovedados y una torre atmosférica, que ahora es el hogar de la impresionante Suite Presidencial. Una región conocida por sus materiales naturales y artesanía tradicional, muchas técnicas locales han sido incorporadas al diseño de interiores por la Directora de Diseño de Rocco Forte Hotels, Olga Polizzi. La piedra del Trani crea suelos frescos y suaves, mientras que los platos y los azulejos tradicionales hechos a mano por los artesanos del Quartiere delle Ceramiche de Grottaglie le confieren un encanto auténtico.
Capturando la abundancia de la zona, los restaurantes y bares del Masseria Torre Maizza honran los sabores famosos de Puglia. Descrito por el chef Fulvio Pierangelini como «una cocina generosa y femenina que huele a familia», los tentadores menús contarán con los mejores ingredientes locales. Envuelto en hiedra y rosas fragantes, Girasoli recomienda la pérgola del jardín como el lugar perfecto para sentarse y saborear los platos típicos del hotel, o bien, disfrutar de la puesta de sol desde el bar de la azotea a la hora del aperitivo.
Tomar el sol en la playa de arena privada, visitar la pista de equitación, o jugar unas cuantas rondas de golf en el campo ejecutivo de 9 hoyos. Y para aquellos que buscan realmente descubrir la vida local, las ciudades encaladas y las icónicas casas trulli de Puglia están a solo unos minutos. Aroma inconfundible a tono con el paisaje.

You may also like...