Cómo iluminar los ambientes olvidados: pasillos o escaleras

Por Laura Rey, creadora de Glitter Iluminación (www.glitter.com.ar).

El pasillo suele ser el ambiente olvidado de la casa: es un lugar de paso, en el que no estamos mucho tiempo, que nos conduce a otras habitaciones y al que muchas veces no le prestamos atención.
Lo mismo ocurre con las escaleras o los rincones que quedan debajo de ellas.
Al momento de decorar estos espacios es importante incluir la iluminación, pensando en la atmósfera que se quiere crear.
En el caso del pasillo, se puede jugar con los efectos lumínicos para agrandar o achicar el lugar.
Una opción práctica y canchera es utilizar apliques de pared y colocarlos a lo largo del corredor. Hay algunos modelos que funcionan simplemente donde se encuentre un enchufe sin necesidad de boca eléctrica en la pared, por lo que pueden ser una excelente opción para sumar más luz sin tener que llamar a un electricista.
Otra idea es crear un ritmo modulando la iluminación ya sea repitiendo varias veces una lámpara de un mismo tamaño a lo largo del pasillo como dándole más dinamismo, variando el tamaño, forma o tipo de lámparas para que el ritmo no sea monótono.
También se puede optar por el contraste: si el pasillo es blanco puede elegir lámparas negras que evoquen el juego de luces y sombras.
Si el espacio es amplio se pueden incorporar lámparas de sobremesa sobre un aparador o mueble. Y si les gusta el arte, una opción interesante es colocar una gran obra al fondo del pasillo e iluminarla con una iluminación puntual, dejando el resto más tenue para potenciar el efecto.
Si en el lugar hay techos elevados, las luminarias colgantes también son muy interesantes. Si el pasillo es largo se puede usar el mismo modelo de lámpara y ponerlas todas a las misma cantidad de metros. O jugar con el mismo modelo en diferentes colores.
Por último un truco para crear mayor espacio es utilizar un espejo, principalmente si el corredor es muy estrecho. Con el uso del espejo la luz se reflejará y el pasillo lucirá aún más iluminado y amplio.
Si la consigna es iluminar una escalera, es importante tener en cuenta estos tips:
Distribuir la luz: se recomienda instalar las fuentes de iluminación a lo largo de la pared o en cada uno de los escalones, para diferenciar claramente la dimensión de cada uno de los peldaños y reducir la proyección de sombras.
Optar por luces suaves: se recomienda elegir luces difusas. Aunque es válido contar con ciertos toques brillantes, la iluminación suave debe prevalecer a lo largo de las escaleras, por lo tanto se aconseja evitar el uso de productos que irradien luz directa.
El término medio: sin excesos ni falta de iluminación; lo que hay que hacer es aprovecharla inteligentemente. Crear un armonioso flujo luminoso, desde el primer escalón hasta el último, es tan importante como evitar el exceso de brillos que dificultan la visión y saturen el espacio.