Instinto sin culpa

INSTINTO DE PUTA SIN CULPA

En algún punto las miradas incrementan, te sientes juzgada y señalada… “Eres una puta”. Eso es lo que eres para la mayoría de las personas, pero no por profesión, sino porque lo que haces no encaja dentro del esquema de mujer.
Si te vistes con ropa ajustada o corta, eres una puta.
Si hablas de sexo, eres una puta.
Si muestras tu desnudez, eres una puta. Si ejerces tu libertad sexual, eres una puta.
Para casi todo ERES UNA PUTA, pero un día decides que las etiquetas no te definen, decides que quieres disfrutar de tu sexualidad y satisfacer tus necesidades con quien te plazca… Sin temor incluso a ser la que da el primer paso.

Y entonces te enfrentas al estereotipo del clásico macho; a aquel que está dispuesto, te escribe, te da juego, ambos se prenden, cogen y después… Después nada… Desaparecen, ya no escriben, dejan en visto o incluso te bloquean.
Como si después de coger automáticamente te convirtieras en el fruto prohibido o en la puta clasificada tachada en su lista de “mujeres por coger”. Lo cortés no quita lo valiente, coger no es sinónimo de intensidad. No porque cojamos quiere decir que buscamos una relación, sí… A las mujeres también nos gusta el sexo sin compromisos, a veces solo queremos pasar el rato sin que eso afecte la comunicación o amistad, sin embargo aquí es todo o nada; o eres la novia, o eres la “puta”. No hay términos medios.
Si no aflojas eres una apretada, y si aflojas eres una puta. ¿Acaso ustedes no hacen cosas “peores”? ¿Acaso no cogen con diferentes mujeres cada semana?

Sigo sin entender esta cultura de desigualdad, en donde las personas no son capaces de vivir y dejar vivir, en donde las personas no son capaces de coger y dejar coger.

Esta sociedad inmadura en donde tener relaciones sexuales se convierte en un tema de control, manipulación y confusión, en vez de una necesidad básica así como comer o dormir, ¿Para qué armar tanto desmadre?

Es sólo sexo, háganlo seguro y relájense un chingo.

Desde mi punto de vista ser llamada “puta” ya no es una ofensa, sino un halago. (Continúa abajo 👇🏻) 📸: @asdrubaal_ ✨

Ver esta publicación en Instagram

INSTINTO DE PUTA SIN CULPA En algún punto las miradas incrementan, te sientes juzgada y señalada… “Eres una puta”. Eso es lo que eres para la mayoría de las personas, pero no por profesión, sino porque lo que haces no encaja dentro del esquema de mujer. Si te vistes con ropa ajustada o corta, eres una puta. Si hablas de sexo, eres una puta. Si muestras tu desnudez, eres una puta. Si ejerces tu libertad sexual, eres una puta. Para casi todo ERES UNA PUTA, pero un día decides que las etiquetas no te definen, decides que quieres disfrutar de tu sexualidad y satisfacer tus necesidades con quien te plazca… Sin temor incluso a ser la que da el primer paso. Y entonces te enfrentas al estereotipo del clásico macho; a aquel que está dispuesto, te escribe, te da juego, ambos se prenden, cogen y después… Después nada… Desaparecen, ya no escriben, dejan en visto o incluso te bloquean. Como si después de coger automáticamente te convirtieras en el fruto prohibido o en la puta clasificada tachada en su lista de “mujeres por coger”. Lo cortés no quita lo valiente, coger no es sinónimo de intensidad. No porque cojamos quiere decir que buscamos una relación, sí… A las mujeres también nos gusta el sexo sin compromisos, a veces solo queremos pasar el rato sin que eso afecte la comunicación o amistad, sin embargo aquí es todo o nada; o eres la novia, o eres la “puta”. No hay términos medios. Si no aflojas eres una apretada, y si aflojas eres una puta. ¿Acaso ustedes no hacen cosas “peores”? ¿Acaso no cogen con diferentes mujeres cada semana? Sigo sin entender esta cultura de desigualdad, en donde las personas no son capaces de vivir y dejar vivir, en donde las personas no son capaces de coger y dejar coger. Esta sociedad inmadura en donde tener relaciones sexuales se convierte en un tema de control, manipulación y confusión, en vez de una necesidad básica así como comer o dormir, ¿Para qué armar tanto desmadre? Es sólo sexo, háganlo seguro y relájense un chingo. Desde mi punto de vista ser llamada “puta” ya no es una ofensa, sino un halago. (Continúa abajo 👇🏻) 📸: @asdrubaal_ ✨

Una publicación compartida de Are Rojas (Insomnia) (@soyarerojas) el