La amistad, en estos tiempos quizás difiere con lo que se consideraba hace unos años

AMISTAD… ¿ERA LA DE ANTES?

Se acerca el popular “Día del amigo” y además de incluir festejos, regalitos y saludos, viene bien aprovechar para reflexionar.

La amistad, en estos tiempos quizás difiere en sus características con lo que se consideraba hace unos años, previos a la irrupción de las redes sociales, por ejemplo, puede que se haya establecido una nueva acepción para el término. Pero ¿somos capaces de verlo con claridad? o creemos y esperamos conductas de esas personas “amigas” que no van a producirse.

En la consulta de Counseling es frecuente que surjan diferentes problemáticas en torno a las amistades y los conflictos que traen aparejados que producen sufrimiento y en una gran cantidad de casos el común denominador es la expectativa incumplida y la subsiguiente frustración.

Es posible que la palabra amigo o amiga en la actualidad sea utilizada para definir algo más, que, sin excluir, abarque otro tipo de relaciones. Hoy esa persona cercana, que acompaña, que contiene, y en la que confiamos es una amiga, pero también se llaman amigas aquellas otras que agregamos en nuestras redes, aquellas a quienes vemos esporádicamente o con quienes ni siquiera se establece un encuentro.

Entonces, ¿por qué no aceptar y asumir que el lenguaje es dinámico y que se nombra de la misma forma a diversos tipos de vínculos y que por lo tanto puede ser que le demos una transcendencia excesiva y así también crecen nuestras expectativas en torno a ese tipo de relaciones?

Los vínculos profundos siguen existiendo por supuesto, pero no se establecen con todas las personas que hoy son llamadas “amigas”. Diferenciar y reconocer estos cambios pueden ayudar a evitar cierta frustración que acompaña estas fechas.

Poder disfrutar de esos saludos, salidas, encuentros, pero dándoles la verdadera dimensión que tienen, sin idealizar palabras, sin intentar encontrar aquello que no existe, sin desear una profundidad que no tiene, ni va a tener; es un modo de evitar decepciones y de aprovechar momentos que aún si son superficiales, nutren de un modo u otro, sólo es cuestión de no esperar algo que no se va a recibir ni de dar lo que no se desea.

Para ello repensar qué nos une con quienes nos rodean es una opción, y así, ver con una mirada nueva aquello que nos traen a nuestra vida, puede posibilitar que experimentemos satisfactoriamente cada vivencia que se nos presenta, independientemente del grado de profundidad de la misma.

Clr. Claudia Quiroga Daldi

Equipo de Difusión del Counseling de la Asociación Argentina de Counselors.

Acerca de la Asociación Argentina de Counselors

La Asociación Argentina de Counselors (Consultores Psicológicos) nuclea a los profesionales de esta disciplina desde 1991 y obtuvo su Personería Jurídica como entidad civil sin fines de lucro en 1993. Los objetos de la Asociación son: nuclear a los profesionales Counselors; generar espacios de capacitación y actualización; establecer las normas generales y el código de ética y velar por su fiel cumplimiento; promover la realización de trabajos de investigación y su difusión; establecer vínculos, suscribir acuerdos y convenios de cooperación con otras instituciones y organizaciones; proporcionar asesoramiento profesional; crear espacios para compartir experiencias profesionales y recreativas; y hacer del Counseling una acción preventiva, promotora del desarrollo y bienestar de las personas.

Acerca de la disciplina

La especificidad del Counseling es el desarrollo y el bienestar personal, su tarea de ayuda está dirigida a personas que necesitan un espacio de escucha y acompañamiento para comprender mejor sus problemas, tomar decisiones, o realizar cambios en algunos aspectos de sus vidas. El Counseling viene a llenar parte de un vacío socio-cultural, como una oportunidad para el desarrollo de las potencialidades de la persona, para que estos puedan reconocer sus propios recursos internos.

Como abordaje el Counseling no procura una cura, se corre del paradigma médico terapéutico; es una disciplina que interviene en el área de la promoción del desarrollo humano y el bienestar. Es decir, no actúa en campos donde ya existen otras profesiones que dispensan atención a personas afectadas por trastornos de la conducta o de la personalidad.

Se trata de una profesión que facilita, por medio de un proceso acotado en el tiempo y encuadrado en sus objetivos específicos, áreas y medios de intervención, un proceso de cambio a personas, parejas, familias y grupos. El profesional facilita la resolución de problemas, fomentando el desarrollo, el despliegue del potencial de la persona y el cambio, sin que esto implique una reestructuración de la personalidad.

Contacto:
Asociación Argentina de Counselors
aac@aacounselors.org.ar

You may also like...