Perfumancia. Una instalación audio-olfativa de Alejandro Ros y Pablo Schanton

El espacio permanente Sonido y Arte Digital del CCK presenta Perfumancia, una instalación de Alejandro Ros y Pablo Schanton. La obra podrá visitarse a partir del viernes 17 de mayo, en la sala 504.

Perfumancia consiste en una puesta a oscuras, con pesadas cortinas negras, con diez emisores de perfumes con aceites esenciales de notas altas (neroli y naiuli), notas medias (incienso y geranio) y notas bajas (ciprés). La composición musical –que dura doce minutos, se reproduce en loop y fue realizada por el músico electrónico Diego Vainer– está dividida en ocho canales, creando una sensación de espacialidad gracias a la distribución de los sonidos y el uso de efectos como la reverberación y el eco. Algunos sonidos remiten a la tradición de la música concreta y provienen de fuentes evidentes, como campanas lejanas o murmullos, pero otros resultan irreconocibles.

Tanto la composición sonora como la de fragancias se definen por el paso del espectador, que transita el lugar a oscuras: habrá tantas “mezclas” audio-olfativas y reminiscencias producidas por ellas como personas que recorran la instalación.
Durante febrero y marzo de este año, la instalación ocupó la sala de bóvedas (paredes de piedra, ladrillo y cemento, originalmente del siglo XVIII) del Centro Cultural Conde Duque de Madrid, como parte del envío argentino a la feria de arte ARCO.

El recorrido por la instalación es gratuito. Perfumancia estará abierta al público a partir del 17 de mayo, de miércoles a domingos y feriados, de 13 a 20.

Perfumancia, por Alejandro Ros y Pablo Schanton
¿Cómo se produce una ‘perfumancia’? Activando los dos sentidos que parecen controlar menos nuestra relación con la realidad: olfato y oído. Inmateriales, sonidos y olores nos raptan, más aún cuando la visibilidad está puesta en jaque, ya que no se ven las fuentes originales. Y más aún cuando no hay nada, nada que ver… La experiencia -que etimológicamente debería llamarse audiósmica- provoca un estado de evocación, de mancia (adivinanza y adivinación), donde la resonancia es absolutamente personal, privada, íntima, intransferible. (…) Convertirse en “perfumante” supone un ritual mínimo: recorrer la sala en penumbras, dibujando constelaciones de reminiscencias, al paso de sonidos y fragancias. Así cada uno hará su propio transporte aquí, a medida que camina. (…) En los doce minutos que dura esta pieza en loop, sólo cada uno sabrá por qué tiempo y espacio anduvo. Nadie más.

Sobre los artistas
Nacido en 1964, Alejandro Ros es diseñador gráfico. Realizó trabajos para el diario Página/12 y la revista Ramona, el museo MALBA, el instituto Goethe, la discoteca Morocco, el canal MTV y artistas como Soda Stereo, Juana Molina, Divina Gloria, Luis Alberto Spinetta, Illya Kuryaki, Maitena y Rep, entre muchos otros. Fue docente en la UBA y en el Centro de Artes Visuales, y consiguió numerosos premios nacionales e internacionales.
Pablo Schanton es periodista, crítico e investigador de cultura popular. También es letrista y compositor. Estudió la carrera de Letras en la Universidad de Buenos Aires y fue el impulsor de la traducción al español de los libros del crítico inglés Simon Reynolds. Trabaja como editor en el diario Clarín, y es coeditor de la sección música del sitio Otra Parte Semanal.
Diego Vainer se dedica al trabajo musical basado en medios electrónicos. Editó cinco discos con el proyecto Fantasías Animadas y colaboró con Daniel Melero y Gustavo Santaolalla. Fue productor artístico de El Otro Yo, La Portuaria y Rosario Bléfari. Realizómúsica y diseño sonoro para teatro, medios audiovisuales, danza e instalaciones.
Paralelamente a sus respectivos trabajos en diseño y periodismo, en 1993, Ros y Schanton pusieron en escena una obra electrónica del compositor alemán Asmus Tietchens, Das Fest Ist Zu Ende (La fiesta ha terminado), en el Instituto Goethe de Buenos Aires. Como la pieza musical, la puesta se dividía en dos partes: por un lado, una exposición de envases de vidrio conteniendo olores químicos; por el otro, un festín (una gran mesa con manjares) que nunca empezaba, creando inquietud. Con La fiesta ha terminado –donde el olfato se combinaba con el sonido y se creaba un espacio pensado para experimentar música–, comienza a gestarse el proyecto Agencia de Viajes, un colectivo de disc jockeys y compositores cuya música tendría lugar en ámbitos elegidos o ambientes creados, según la experiencia en la que se quisiera involucrar al espectador-oyente.
Fundan Agencia de Viajes a comienzos de 1998, convocando a Leo García, Gustavo Lamas y Dany Nijensohn. Inspirados por los cuartos de chill out de las fiestas electrónicas (allí donde los ravers se acostaban a escuchar ambient music al amanecer), ponen en escena instalaciones que funcionan como “metáforas” de una discoteca, con puestas en las que el espectador “siente” la música y practica formas de atención hápticas (que no solo involucran la vista y el oído). Con Agencia de Viajes, Ros y Schanton realizan numerosas instalaciones sonoras, como –entre muchos otros– Brain Heno, donde el público escuchaba sets de psicodelia rural sobre colchones de heno; o Puesta, la musicalización de un atardecer en el Jardín Japonés porteño mediante piezas electrónicas de compositoras japonesas. En 2018, en la galería UV, presentaron Olé, una «deconstrucción olfativa» de la idea de masculinidad vigente, protagonizada por un futbolista infiltrado entre el público, primero con olor artificial de sudor, y luego empapado en desodorantes de moda.

You may also like...