Un británico toque holandés

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

«Siempre continuar caminando mucho y amando la naturaleza porque esa es la real manea de aprender y entender mejor y enor el arte. Los pintores entienden la naturaleza y la aman y nos enseñan a ver». Esas son palabras de Vang Gogh pronunciadas en los años que pasó en Gran Bretaña.

Tate Britain abrió una gran exposición sobre Vincent van Gogh (1853-1890). La muestra Van Gogh y Gran Bretaña es la primera en echar una nueva mirada al artista a través de su relación con ese país. Explora cómo Van Gogh se inspiró en el arte, la literatura y la cultura británica a lo largo de su carrera y cómo a su vez inspiró a artistas británicos, desde Walter Sickert hasta Francis Bacon.
Reuniendo el mayor grupo de pinturas de Van Gogh que se muestran en el Reino Unido desde hace casi una década, la actividad incluye más de 45 obras del artista de colecciones públicas y privadas de todo el mundo. Se pueden ver Autorretrato 1889 de la National Gallery of Art, Washington, L’Arlésienne 1890 de Museu de Arte de São Paolo, Starry Night on the Rhône 1888 del Musée d’Orsay, Paris, Zapatos del Van Gogh Museum, Amsterdam , y los raramente prestados Sunflowers 1888 de la National Gallery de Londres. La exposición también presenta obras tardías, incluidas dos pintadas por Van Gogh en el asilo de Saint-Paul, At Eternity´s Gate 1890 del Museo Kröller-Müller, Otterlo y Prisoners Exercising 1890 del Museo Estatal de Bellas Artes de Pushkin, Moscú.

Al otro lado del canal
Van Gogh pasó varios años cruciales en Londres entre 1873 y 1876, escribiendo a su hermano Theo, «Amo a Londres». Al llegar la vasta ciudad moderna lo llevó a explorar nuevas vías de la vida, el arte y el amor. La exposición revela el entusiasmo de Van Gogh por la cultura británica durante su estancia y su posterior carrera artística. Muesta cómo respondió al arte que vio, incluidas las obras de John Constable y John Everett Millais, así como su amor por los escritores británicos, desde William Shakespeare hasta Christina Rossetti. Charles Dickens, en particular, influyó en el estilo y el tema de Van Gogh a lo largo de su carrera. L’Arlésienne 1890, un retrato que creó en el último año de su vida en el sur de Francia, presenta un libro favorito de Dickens en primer plano.
La exposición también explora la pasión de Van Gogh por los artistas gráficos y grabados británicos. A pesar de su pobreza, buscó y recolectó alrededor de 2.000 grabados, la mayoría de revistas inglesas como Illustrated London News. «Mi vida entera está dirigida a hacer las cosas de la vida cotidiana que Dickens describe y estos artistas dibujan», escribió en sus primeros años. Volvió a estas impresiones en sus últimos meses, pintando su única imagen de Londres, Prisoners Exercising, de la impresión de Gustave Doré de la prisión de Newgate.
Al rastrear a Van Gogh desde sus oscuros años en Londres hasta la extraordinaria fama que logró en Gran Bretaña en la década de 1950, la exposición muestra cómo su inflexible arte y su vida allanaron el camino para los artistas británicos modernos como Matthew Smith, Christopher Wood y David Bomberg. Concluye con un importante grupo de retratos de Francis Bacon basado en un autorretrato de Van Gogh, conocido solo por las fotografías desde su destrucción durante la Segunda Guerra Mundial. La exposición brindará la oportunidad de mirar de nuevo las famosas obras de Van Gogh, a través de los ojos de los artistas británicos que tanto inspiró. Para artistas como Bacon y el público británico en general, Van Gogh resumió la idea del artista incomprendido y asediado, apartado de la sociedad en general.

You may also like...