Las hijas de Barack Obama cenaron en Olaya Restaurant de Palermo Hollywood.

El anuncio en Facebook ratificó la noticia, grandes camionetas negras abandonaron el corazón de Palermo Hollywood transportando a Malia y Sasha Obama y Marian Robinson, suegra del jefe de estado de EE.UU.

Su papá había anticipado que para salir por la noche palermitana iban a tener que volver a la Argentina más adelante porque ahora eran muy chicas, pero ellas se dieron el gusto. Acompañadas por su abuela materna, las hijas de Barack Obama cenaron en Palermo Hollywood.

Malia de 17 años y Sasha de 14 eligieron un resto ubicado en Humboldt entre Gorriti y Cabrera. Aunque en un principio la reserva era para seis personas, finalmente fueron 14 las personas que comieron en la misma mesa.

«Nunca pensamos que iban a estar las hijas del presidente de los Estados Unidos», le dijo el dueño del local. Y el chef del lugar, José, contó que las chicas más la comitiva de seguridad probaron un poco de todo lo que incluía en menú. Algunos platos fueron ceviche, truchas al vapor y salmón con mariscos.

Malia, de 17 años, y Sasha, de 14, junto a su abuela Marian encabezaron una comitiva de 17 personas que visitaron uno de los barrios más exclusivos de Buenos Aires para cenar. Según Infobae, la acera de enfrente del restaurante peruano se llenó de curiosos, periodistas y de ‘fiesteros’, aunque de esto no se habló en el mensaje de Facebook.

Durante una charla con jóvenes emprendedores en La Usina del Arte, Barack Obama dijo: «A mis hijas no les voy a dejar disfrutar la noche en Palermo, porque son chicas. Van a tener que volver cuando sean más grandes». Pero mientras él y la primera dama bailaban tango en la cena ofrecida por el presidente argentino, Mauricio Macri, ellas salieron a conocer Palermo.

Malia y Sasha llegaron a Olaya poco después de las ocho de la noche siguiendo el protocolo de seguridad: acompañadas por agentes de seguridad del servicio secreto y oficiales de la Policía Federal. Las Obama encabezaron una mesa de ocho personas. Entre los comensales estaban el novio de Malia y cuatro amigas de la familia. Fueron atendidas por Carolina Acosta, una camarera colombiana que reside en Buenos Aires desde hace dos años.

Ella declaró que: «Hoy, cuando me levanté en mi casa, vi por televisión todo el lío que se armó en la ciudad con la llegada de los Obama. Jamás, pero jamás, imaginé que iba a terminar el día sirviendo y hablando a las hijas del presidente de Estados Unidos. Sin duda, fue el día más especial desde que estoy en Buenos Aires».

Añadió que «lo que más querían era probar todas las variedades de comida fusión que teníamos. Lo que más les gustó fue el ceviche». Querían probar de todo, por eso pidieron raciones para ‘picar’ de una gran variedad de carnes y pescados. De postre se sirvieron, entre otras cosas, Suspiros Limeño. «Creo que tuvieron una buena variedad de dulces. Por lo que me enteré, se fueron encantadas con el postre», dijo el chef José Gabriel Mendivil.

You may also like...