Luis Miguel volverá a presentarse esta noche en el Campo Argentino de Polo.

Al igual que en su paso del martes pasado por Córdoba, y del inicio de la gira “México por siempre” con cuatro fechas en Chile, el artista mexicano combinó clásicos boleros, canciones románticas y algunas composiciones más cercanas al género conocido como pop latino, en un combo que maneja a la perfección. Luis Miguel disfrutó de la noche porteña junto a su novia Mollie Gould. El cantante, que se presentará en el Campo Argentino de Polo, salió a tomar vino por Palermo y luego tuvo una cena romántica en Puerto Madero. Casi como si existiera un acuerdo tácito con sus seguidoras en el que no hacen falta que medien mayores palabras, Luis Miguel eludió cualquier tipo de interlocución y apostó a gestos, movimientos corporales e invitaciones a corear las canciones como forma de contacto con el público. Impresionante primera noche en Buenos Aires! #LuisMiguelTour2019. Solo durante esta gira, ya son más de un millón los espectadores que vieron al cantante. Luis Miguel volvió a la Argentina después de cuatro años y deslumbró en la noche del viernes ante más de 40.000 personas en su primera presentación en el Campo Argentino de Polo. Fue el primero de dos presentaciones que se completarán este sábado. Pasadas las 21.45, el astro de la música apareció en el escenario vestido de traje negro y deslumbró a todos con su voz y su presencia. En el Campo de Polo. En el marco de su gira “Tengo Todo Excepto a Tí” Todo lo que tenés que saber para ver a Luis Miguel. El cantante se presentó con éxitos como Si te vas, Tú, solo tú, La incondicional, No se tú (el célebre cover de Armando Manzanero) y Fría como el viento, con los que levantó suspiros, generó aullidos y mucho frenesí entre sus fanáticas más fervorosas. Con 33 discos editados y más de 100 millones de copias vendidas, Micky está batiendo todo tipo de records con la gira México por siempre, considerada una de las más convocantes y con mayores índices de ingresos en la historia de un artista latino. El Sol de México se reencontró con sus seguidores en Buenos Aires en una velada plagada de emociones. Las fans lo esperaron desde temprano sobre la Avenida Libertador. El cantante contó con una banda conformada por dos tecladistas, un guitarrista, un bajista, un baterista, una sección de vientos con tres integrantes, y tres curvilíneas coristas femeninas, que se contoneaban de manera sincronizada. La explosión definitiva llegó con la seguidilla final que incluyó “Será que no me amas”, “Decídete”, “Los muchachos de hoy”, “Ahora te puedes marchar”, “La chica del bikini azul”, “Isabel” y “Cuando calienta el sol”. Esta formación cumplió una prolija tarea caracterizada por el escaso ingenio a la hora de los arreglos y un excesivo control por no sobresalir en ningún pasaje por encima del gran protagonista de la noche. Esta monotonía apenas se quebró cuando el artista mexicano extendió el final de “Tu y yo”, con una suerte de scat, en donde demostró la potencia y virtuosidad de su voz, y en donde se permitió un diálogo musical con el saxofonista.]]>