Operación Primavera: ¡Sacate el cuello de tortuga!

Devolvele a la dermis un aspecto saludable, también en aquellas áreas olvidadas.

Durante los meses invernales nos cubrimos con poleras, bufandas y pañuelos. Así, cuello y escote pasan a ser los eternos olvidados en la rutina diaria del cuidado de la piel. En cuanto el frío calme, seguramente nos sorprenda el contraste de un rostro de porcelana con un escote que presenta manchas, arrugas, resequedad, y hasta flacidez y engrosamiento, problemas comunes que afectan esta área.

¡Ayuda! ¿Qué cuidados y atenciones especiales debo darle a esta parte que enmarca mi cara?

La piel de esta zona requiere la misma dedicación, o más, que el resto de nuestro cuerpo. “La piel del cuello y escote es tan delicada como la del rostro, pero por alguna razón pasa desapercibida y no se le brinda el cuidado que merece. Es una región expuesta casi todo el año, por ende, necesita de la aplicación de protector solar FPS 50+ y de hidratación”, explica la Dra. Carolina Salvador (MN. 154133), especialista en medicina estética.

¿Cuáles son las problemáticas estéticas más comunes que afectan a cuello y escote? Según la especialista, los motivos de consulta más frecuente son, principalmente, la aparición de signos de envejecimiento, tales como la flacidez o la hiperpigmentación de la piel, es decir, manchas oscuras. Esto se da porque la piel de nuestro cuello y escote es mucho más débil y sensible. Además de ser más delgada, posee una menor cantidad de glándulas sebáceas, lo que provoca que se deshidrate con mayor facilidad.

Por otra parte, la piel tiene en esta zona mucho menos colágeno y elastina, a lo que se suma una menor densidad de fibras conjuntivas, que son las que le otorgan elasticidad. Todo ello, no hace más que favorecer el surgimiento temprano de arrugas y flacidez, tal como indica la experta. También es mayor la probabilidad de que aparezcan manchas o signos del fotoenvejecimiento, ya que cuenta con menos melanocitos, que son las células que producen la melanina y actúan como defensa cada vez que la exponemos al sol.

Mantener la zona siempre nutrida e hidratada se vuelve fundamental, tanto como la protección solar. Es decir que, para cuidar cuello y escote no necesitamos grandes acciones o demasiado tiempo, lo único que debemos hacer es tenerlos en cuenta en la rutina básica de limpieza, protección y nutrición.

¿A qué edad debo comenzar con estos cuidados básicos?

La Dra. Salvador indica: “Es recomendable, a partir de los 25 años, comenzar a utilizar cremas tensoras en la zona para prevenir, sumado al protector solar.”

¿Qué tratamientos hay para revertir el daño preexistente?

Cada persona es única, por lo que la especialista advierte que los tratamientos van a variar según el caso particular. En este sentido, aconseja consultar siempre con un profesional de la medicina estética capacitado. Por último, señala algunas de las soluciones existentes:

TECNOLOGÍA LÁSER
Si el daño que presenta el cuello y el escote es por hiperpigmentación, la Dra. Salvador recomienda comenzar cuanto antes con un tratamiento láser, cuyos resultados son excelentes con sesiones repetidas. «En mi centro utilizo el sistema Revlite, que no requiere de tiempos de recuperación post tratamiento y se puede realizar todo el año, mejorando las líneas de cuello y líneas finas de escote, dejando la piel más uniforme y matificada”, detalla.

TRATAMIENTOS REGENERATIVOS
En el caso de presentar flacidez, la especialista recomienda sumar tratamientos regenerativos. “El plasma rico en plaquetas y la aplicación de hilos de PDO dan un tensado natural a la zona sin modificar el rostro de la paciente.”

COLÁGENO HIDROLIZADO
Por último, Carolina Salvador señala que los tratamientos mencionados pueden combinarse con la administración vía oral de colágeno hidrolizado para potenciar los resultados.

ACERCA DE REVLITE

El láser Revlite es considerado el Gold Standard de los láseres Q-Switched de la industria e incorpora la tecnología Photo Acoustic Pulse (PTP). Funciona con 4 longitudes de onda diferentes para aplicar según la necesidad y las características del paciente, y sirve tanto para tratar lesiones pigmentadas (incluyendo el melasma) como un amplio espectro de colores de tinta en tatuajes.

Revlite mejora y matiza el tono de la piel, dándole un aspecto liso y elástico, y mejora la hidratación y condiciones de la piel en general.

El tratamiento no requiere anestesia ya que no provoca ningún dolor ni malestar. Uno de sus principales beneficios de Revlite es la inmediatez con la que la persona tratada puede volver a su rutina diaria. La cantidad de sesiones necesarias para ver resultados varía según el tipo de piel y la necesidad del paciente.

Asesoró:

Dra. Carolina Salvador (MN. 154133). Médica especialista en Medicina Estética y antiage de CS Medicina Estética (http://www.dracarolinasalvador.com/ @csmedicinaestetica). Luego de recibirse de Médica en CEMIC, se formó en la Sociedad Argentina de Medicina Estética y obtuvo su Diplomatura Internacional en Medicina Estética de Francia a través de la UIME. Realiza tratamientos con productos y aparatología médica que sigue estándares internacionales de calidad, aprobados y certificados para su uso.

You may also like...