Por la pandemia menos mujeres se hicieron el PAP el último año.

Casi la mitad de las mujeres adultas de Argentina no realizó el Papanicolaou (PAP) el año pasado debido a la pandemia de coronavirus, estimaron especialistas, que consideraron que esa cifra creció en relación al 30% que venía registrándose en los últimos años.

Así lo estimaron especialistas en salud. «El cáncer del cuello uterino es una enfermedad que se puede prevenir. También se puede curar, si se detecta a tiempo y se trata adecuadamente», subrayó Verónica Fabiano, médica ginecóloga del Instituto Alexander Fleming.

Según la 4° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, publicada en 2019, el 70,3 de las mujeres de entre 25 y 65 años se realizó una prueba de Papanicolaou en los últimos 2 años, pero por la pandemia «se calcula que en 2020 ese porcentaje bajó al 50%», dijo a Télam Verónica Fabiano, médica ginecóloga del Instituto Alexander Fleming.

«El cáncer del cuello uterino es una enfermedad que se puede prevenir. También se puede curar, si se detecta a tiempo y se trata adecuadamente», subrayó Fabiano con motivo del Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino que se celebra cada 26 de marzo, con el objetivo de concientizar y brindar información sobre la importancia de hacer controles ginecológicos para evitar enfermedades.

El Papanicolaou (PAP) es un método sencillo para detectar lesiones en el cuello del útero, que las mujeres de entre 21 y 65 años deben realizar una vez por año y cuando hay dos resultados consecutivos negativos puede espaciarse cada tres años.

Fabiano precisó, además, que sus resultados se complementan con la colposcopía que «permite localizar con una lente en aumento las lesiones en el cuello del útero detectadas previamente en el PAP».

Por su parte la médica oncóloga Ana Mendaña, del mismo Instituto, puntualizó que «según datos de Globacan, en el 2020 se diagnosticaron en la Argentina 4.600 casos de cáncer de cuello uterino, siendo el tercer tumor más frecuente diagnosticado en mujeres en nuestro país, después del cáncer de mama y colorrectal, presentando una tasa de incidencia de 16.7 casos por 100.000 mujeres».